Detalles Etapa

KMs recorridos
493 km
Origen
50420 Mustafapaşa/Provincia de Nevşehir, Turquía (Turkey)
Destino
Ünye, Turquía (Turkey)

Mapa Etapa

Bitácora: DE CAPADOCIA AL MAR NEGRO

Después de pasar unos cuantos días por la zona de la Capadocia, toca ponerse en ruta otra vez. Esta vez hacia el norte, hacia el mar negro. Me esperan unos cuantos días de peregrinar por el centro de Turquía, con esos paisajes aridos y monocromáticos. Voy alternando pequeñas carreteras con carreteras principales. La verdad es que las carreteras principales en Turquía son bastante buenas y tienen autovías que unen las diferentes regiones, pero muchas de ellas no tienen demasiado trafico, y me permiten ir por un gran arcen y hacer bastantes kilómetros al dia.
Los kilómetros van pasando y me voy acercando a la barrera montañosa que hay que cruzar para llegar al mar Negro.
Un gran puerto me espera para pasar del interior al mar. En Niksar, un pueblecito antes de empezar el puerto me advierten que me encontrare con grandes cuestas. Incluso alguno se ofrece a llevarme en su vehículo. No entienden porque voy en la bicicleta. Deniego la oferta y después de comer algo empiezo el puerto.Pasare la noche en el principio del puerto y a si mañana tendré todo el día para llegar a Unye, población al lado del mar.
Amanece muy tapado y al poco de empezar la ruta empieza a llover. La subida es larga pero bastante amena.
En uno de las curvas  me pita un coche y se para en el arcén. Era el hombre de ayer que me ofreció llevarme en el coche. No se donde porque iba cargado hasta los topes, pero me vuelve a decir que si quiero que me lleva. Vuelvo a denegarle la oferta y me vuelve a mirar sin entender porque puedo querer subir por allí con la bici pudiendo ir en coche. Después de hablar un rato nos despedimos y me comenta que a las 4 dará un concierto en la plaza de Unye, mi final de etapa para hoy. A ver si me da tiempo a llegar.
Vuelve a llover  y según voy subiendo me voy metiendo mas en la nube.  Por lo poco que puedo ver se intuye que el paisaje esta cambiando. Todo es verde y la carretera va entre grandes bosques de hayas.
 Al final decido parar y montar la tienda en un borde de la carretera porque entre la lluvia y la espesa niebla no veo nada y me parece un poco peligroso seguir pedaleando.
 A la mañana siguiente amanece igual, pero parece que la nube a levantado un poco. Y según voy bajando la temperatura va ascendiendo y es un poco mas agradable para pedalear. Una pena lo de la niebla porque me parece que me estoy perdiendo un paisaje muy bonito.